El agua de los manantiales. De donde viene e importancia de los análisis de agua.

El agua de los manantiales. De donde viene e importancia de los análisis de agua.

¿De dónde proviene?

Desde bien antiguo, el agua de los manantiales ha sido objeto de fascinación y especulación, sometida a muchos mitos e historias, debido, entre otras cosas, a su aparente pureza y cristalinidad. Así, de esta forma, se les relacionaba y consagraba a un dios o una diosa. El conocimiento acerca de estas aguas se podría decir que es relativamente reciente. Los griegos, por ejemplo, creían que esa agua se infiltraba a través del terreno a partir del agua del mar, viajando por fisuras a través del terreno, para terminar por almacenarse en profundas cavernas por debajo de los continentes. Como si de una olla a presión se tratase, el calor interno de la Tierra la evaporaría, haciendo que se perdiera su contenido en sales; a partir de entonces, el agua evaporada se infiltraría de nuevo a través de la porosidad del suelo, muy poco a poco, hasta llegar a condensar como agua dulce cerca de la superficie. De esta forma se alimentarían a los pozos y a los acuíferos. Los manantiales, para los griegos, serían una manifestación de este enfriamiento del agua. Creencias del mismo tipo se mantuvieron intactas y perennes hasta bien entrado el s. XVII, pasando por todo el oscurantismo de la Edad Media.

La influencia de La Biblia en nuestra sociedad mantuvo a raya cualquier otro tipo de idea al respecto. Fue entonces cuando se introdujo el concepto científico del ciclo hidrológico, que tiene un alcance global y planetario, y es la base para el entendimiento del comportamiento del agua en nuestro planeta. Este término se define, grosso modo, como el proceso por el cual las masas de agua cambian de estado y posición relativa en el planeta. Es un proceso continuo en el que una molécula de agua describe un ciclo cerrado pasando por varios estados de agregación de la materia diferentes. Las etapas que contempla este ciclo son: evaporación, condensación, precipitación, escorrentía y transporte. Vienen definidas por el siguiente esquema:

 

Ciclo del agua

Ilustración 1. El ciclo hidrológico

 

En efecto, y tal como pensaban los antiguos griegos, el agua de los manantiales provendría de una filtración previa, pero no tendría el origen que éstos suponían por aquel entonces, es decir, no vendría de los mares tal como se pronunciaba en el libro del Eclesiastés: “Todas las aguas van a la mar y la mar nunca se llena, porque allí de donde vinieron tornan de nuevo para volver a correr”, sino que provendría directamente del agua aportada por la nieve o la lluvia, después de haber precipitado dentro de una de las etapas descritas del ciclo hidrológico. El agua del manantial puede ser permanente o temporal, dependiendo de las características del aporte de agua en cuestión y del terreno. La filtración se produce en una cota determinada, y el agua “emergida” nace en otra cota de altitud diferente, necesariamente más baja. Por lo general, el agua de un manantial aparece debido a que en un nivel subterráneo esa agua se ha topado con una capa impermeable, imposibilitando que se siga infiltrando hacia cotas más bajas. De esta forma se ve obligada a salir a superficie. Este fenómeno se conoce también como nivel freático. Las aguas termales tendrían un origen similar, pero éstas vendrían asociadas al contacto de, por ejemplo, rocas ígneas. De hecho, las aguas termales se caracterizarían como un tipo de manantial.

De esta forma, el modelo global del ciclo hidrológico explica el origen y la formación de los manantiales y es clave para determinar, posteriormente, la viabilidad de esas aguas para ciertos consumos y usos.

 

Pero… ¿se puede beber?

Probablemente tú tengas al lado de tu casa una típica fuente natural que popularmente se ha conocido como sitio idóneo para recoger agua destinada a consumo humano, ya que tradicionalmente tienen unas propiedades específicas que se les ha atribuido de generación en generación por nuestros mayores (y no tan mayores). Pero, ¿realmente conoces de dónde provienen esas aguas? ¿Están sometidas a los controles sanitarios y análisis de agua en los laboratorios pertinentes? La mayoría de la población siempre han considerado a los manantiales aptos para este consumo debido a su aparente potabilidad y transparencia. Lo realmente cierto es que el agua que se encuentra en la naturaleza es a menudo muy impura, en mayor o menor grado, ya que es posible que lleve consigo materia orgánica, gases o microorganismos que ha recogido a través de todas las filtraciones por las que ha pasado en su camino antes de salir a superficie. La legislación asociada a las fuentes naturales y a los manantiales obliga a aplicar medidas periódicas sobre aquellas fuentes que se consideran públicas, realizando los análisis de agua en laboratorio (tanto análisis químicos como análisis microbiológicos), pero en aquellos lugares alejados de los municipios y las urbes las medidas sanitarias son escasas o nulas, siendo desconocido para la mayoría de la población.

La contaminación de las aguas de un manantial se produce en distintas fases, que son el abastecimiento, la captación y la conducción (en todas las etapas de producción hay que realizar los correspondientes análisis del agua). Son varios los factores que pueden entrar en juego, a saber: contacto con excrementos de animales y/o humanos, con animales vivos o con aguas residuales, escorrentías asociadas, empleo de material inadecuado en la construcción, en la ganadería o en la agricultura, filtraciones varias a través del suelo, maleza circundante, vertederos próximos, sustancias tóxicas naturales o procedentes de vertidos de la agricultura o industria, mal mantenimiento de arquetas rurales y/o urbanas, etc. Todo ello provoca contaminación microbiológica y química del agua. Además, a nivel esencialmente geológico, la naturaleza del terreno es de enorme importancia, ya que suelos más arenosos, al ser menos impermeables, dan aguas menos contaminadas ya que dejan pasar el agua con menos facilidad; al contrario, suelos más arcillosos, con una impermeabilidad alta, dan aguas mucho más contaminadas debido a que las retienen más. También es corriente que no se tenga un total conocimiento geológico sobre estas características asociadas al manantial, ni siquiera por la comunidad científica.

 

Tramitación de un agua envasada

Ilustración 2. Trámites para la comercialización de aguas minerales naturales y aguas de manantial derivadas al consumo humano.

Fuente: Junta de Castilla y León

 

El proceso por el cual se garantiza que un agua natural es potable es largo y tedioso, pero el control y análisis de la potabilidad y calidad es muy importante y necesario si se entiende que el agua es un factor clave a la hora de la transmisión de algunas enfermedades por contaminación microbiológica producida por patógenos intestinales. Lo cierto es que las autoridades sanitarias deberían elaborar más planes de control y análisis de aguas sobre aquellos núcleos de población más reducidos y que puedan estar relacionados con un menor control químico y microbiológico de estas aguas. Pero también es cierto que este descontrol es existente, y en muchos casos no se asegura la correspondiente garantía sanitaria de las aguas del lugar. Por todo esto, antes de consumir agua en una de tus excursiones o salidas al campo en unos de esos lugares considerados puros, asegúrate de que sabes de dónde estás bebiendo y, en suma, de que esa agua ha sido sometida a los controles y análisis químicos y microbiológicos correspondientes en un laboratorio acreditado, ya que de lo contrario tendrás que ir al baño en más de dos y tres veces al día.

 

 

Bibliografía

Valdivielso, A. Iagua, ConnectingWaterpeople. ¿Qué son los manantiales de agua?

Rodríguez García, Rita, Martínez Muñoz, Carmen, Hernández Vizcaino, Domiciano, Lucas Veguillas, Jesús de, & Acevedo de Pedro, Mª Luisa. (2003). Calidad del agua de fuentes de manantial en la zona básica de salud de Sigüenza. Revista Española de Salud Pública, 77(3), 423-432.

Bisbal Delgado, C. (11 de mayo de 2018). El País. Qué agua es mejor, ¿la del manantial de la montaña o la de la fuente de la ciudad?

Junta de Castilla y León, Consejería de Sanidad. Aguas minerales naturales y aguas de manantial.

Aguaeden, the wáter & coffeecompany. Las causas de la contaminación del agua.

(15 de septiembre de 2017). Tehuacan Brillante. ¿Sabes de donde surgen los manantiales?

Eloy Serradilla

Soy Graduado en Geología por la Universidad de Salamanca y Profesor en Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional por la misma universidad. Mi Trabajo de Fin de Grado versó sobre la caracterización petrográfica de las peanas de las criselefantinas del Museo Casa Lis de Salamanca. Mi Trabajo de Fin de Máster trató el concepto de la "gamificación" en los distintos ambientes educativos de la educación obligatoria y post-obligatoria.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *