Inicio de la ciencia y análisis de suelos

Inicio de la ciencia y análisis de suelos

HISTORIAL DE LA EDAFOLOGÍA Y ANÁLISIS DE SUELOS

La noción de suelo aparece ya en la Biblia, donde la hija de Caleb, compañero de Josué, discute de este tema con su padre, demostrando ser realmente competente.
Los romanos sabían que la riqueza del suelo se debe a una sustancia negra: el humus. Hay que esperar hasta el siglo XVI en que B. Palissy intuye la importancia de las “sales”.
En el siglo XVIII el holandés Van Helmond demuestra que el CO2 del aire tiene un cometido en la alimentación de la planta, y el suizo De Saussure estudia y realiza los análisis de las relaciones entre la composición química de las plantas y la del suelo. A principios del siglo XIX observa que el fosfato de calcio y la potasa son unos constituyentes minerales constantes de los vegetales.
Por último, en 1840 Von Liebig publica “La química en sus relaciones con la agronomía”, obra en la que demuestra que las plantas no se nutren de humus, sino de soluciones minerales, y que el humus es un producto transitorio entre las materias orgánicas vegetales y las sales minerales, únicos alimentos de las plantas.
Tanto estos trabajos como los de Boussingault en Francia y de Lawes en Gran Bretaña fueron el origen, en 1842,de la industria de los fertilizantes, cuya fabricación fue motivo de fraudes. Se creó un primer ”laboratorio de análisis de suelos” en Nantes en 1851 para verificar la calidad de los abonos y para analizar las tierras. Treinta años más tarde había en Francia cerca de ochenta de estos laboratorios, así como en Alemania, Gran Bretaña y Rusia.
Se emprendieron estudios fundamentales sobre los fenómenos fisicoquímicos y biológicos que se producen en el suelo y también sobre las aplicaciones agronómicas posibles de los conocimientos adquiridos y se desarrollaron los análisis agrícolas.
Así pues, la Ciencia y Análisis de Suelos estuvo durante mucho tiempo bajo el dominio de métodos y técnicas de ciencias muy diversas: la física, la química ,la microbiología, etc.
En cuanto a los naturalistas, según ellos el suelo es una mera prolongación de la roca: era suficiente con conocer esta a la perfección para comprender el suelo y utilizarlo.
La escuela alemana principalmente, ha desarrollado este punto de vista con los trabajos de Humboldt, Thaer, Fallou y Von Richthoffen, proseguidos en Francia a finales del siglo XIX por Rissler, Carnot, etc.
No sucedió exactamente lo mismo en algunos países más extensos, menos poblados, en los cuales era útil definir los suelos y conocer su distribución. Hacia 1765 el francés M. de Rieule llevó a cabo en Polonia una tentativa original, en la cual se hallaban en esencia casi todas las nociones de la actual ciencia de los suelos.
En 1877 Ucrania padeció una sequía catastrófica; una sociedad cultural rusa se interesó y financió una expedición científica para estudiar sobre el terreno los efectos del fenómeno y los remedios que hubieren de aplicarse. Una de las dos comisiones organizadas para esta finalidad estaba dirigida por el geólogo Dokuchaev, que de este modo tuvo la oportunidad de estudiar los suelos y de crear una nueva ciencia: la Edafología, que estudia los suelos.
Los numerosos cortes y análisis de suelos que este investigador observa en Ucrania en las caras verticales de las zanjas que ordena excavar, presentan casi siempre el siguiente perfil en un espesor de casi un metro:

A) En la zona más superficial una capa u “horizonte” bien aireado, casi negro, rico en humus, de estructura granular, en el que las raíces de las gramíneas se desarrollan perfectamente.
B) Debajo, una capa menos rica en humus, más clara, con manchas oscuras de la tierra de superficie, o muy claras (depósitos de caliza).
C) Finalmente la roca, en este caso un loess (a partir de la cual se ha formado el suelo), o roca madre.

A este suelo los campesinos ucranianos lo llaman “chernoziom”, nombre vernáculo que ha pasado a formar parte de la nomenclatura científica. Comparando estos perfiles Dokuchaev llega a una primera conclusión fundamental: en esta región la naturaleza del suelo es prácticamente independiente de la roca madre, y su formación se debe a la vegetación, que a su vez está en relación con el clima. Unos años más tarde el gobernador de Gorki, situado al este de Moscú, deseoso de repartir equitativamente los impuestos territoriales, recurrió a Dokuchaev para que estableciera un mapa de las cualidades de las tierras. Dokuchaev examinó nuevamente los perfiles y comprobó que eran muy distintos de los de Ucrania formados en un clima más meridional.
El suelo de la región, llamado “podsol” por los campesinos, incluía los siguientes horizontes:

A0: En superficie, un lecho de hojarasca y ramillas mal descompuestas.
A1: Un horizonte rico en humus, ácido y de color negro.
A2: Un horizonte arenoso, de estructura de ceniza, muy claro.
B: Un horizonte rico en arcilla, en humus y en hierro.
C: Finalmente la roca madre, que puede ser la misma que bajo un chernoziom.

La comparación del chernoziom de las estepas y del podsol de la zona forestal, más húmeda y más fría, permite una segunda conclusión fundamental: el suelo está en función del clima.

DESARROLLOS POSTERIORES DE LOS TRABAJOS DEL ESTUDIO DE LOS SUELOS

Los trabajos sobre suelos y análisis de los mismos de Dokuchaev tuvieron una resonancia muy grande; este erudito tuvo numerosos alumnos y discípulos: Sibirtzev, Prassolov, Williams, Glinka y Gedroiz en Rusia; Hilgard, y luego Marbut, en Estados Unidos; Von Sigmond, Ramann y Stebutt en Europa central; y Hissink y Hall en los Países Bajos y en Gran Bretaña.
En Francia la existencia de los mapas geológicos detallados hizo que más tarde se sintiera la necesidad de estudiar el suelo en sí mismo (Rissler, Lagatu).
Los estudios edafológicos propiamente dichos se inician hacia los años 1925-30 (Erhart). Agafonoff realiza el análisis y establece el primer mapa de los suelos de Francia (1934).En esa época tales estudios reciben el impulso de A. Demolon, inspector general de los estudios agronómicos. Después de la Segunda Guerra Mundial han nacido en determinados centros de investigaciones agronómicas en Francia, unas secciones de cartografía y de estudio y análisis de los suelos sobre el terreno y de enseñanza superior, en ENSA y Universidades, en el CNRS, en las compañías de ordenación del territorio y en oficinas de estudios. Por el contrario, en las colonias francesas los estudios y análisis de los suelos toman impulso a partir de 1937 en Túnez, en Argelia, en Marruecos y luego ,a partir de 1945, en todos los países francófonos de las regiones tropicales, particularmente en África, gracias a la actuación del ORSTOM.
En 1967 aparece el mapa de los suelos de Francia a escala 1:1.000.000, algunas de cuyas partes habían sido ya publicadas.
En 1968 se crea en Francia el Servicio de Estudio y análisis de los Suelos y del Mapa Edafológico.
Es notable el desarrollo de la edafología en el mundo entero desde hace una veintena de años. Se estudia y enseña esta ciencia en todos los países, y sus congresos internacionales reúnen cada cuatro años a millares de participantes; en la actualidad existen mapas de los suelos de todos los continentes por lo menos a escala 1:5.000.000. La ciencia que estudia y lleva a cabo los análisis de suelos se vuelve incesantemente más compleja, apoyándose en un gran número de ciencias fundamentales como la geología, la biología, la química; pero cada día se afirma más la edafología como una ciencia original.

Alberto Moro

Estudié en la Universidad de Valladolid y soy químico y enólogo por vocación. Posteriormente me especialicé en ingeniería medioambiental en la EOI y en Viticultura y Enología en la Universidad Politécnica de Madrid y ahora dirijo AQM Laboratorios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donde estamos

Valladolid
Teléfono: 983 37 91 90
info@aqmlaboratorios.com

Cantabria
Teléfono: 942 940 882
cantabria@aqmlaboratorios.com

Ávila
Teléfono: 920 210 112
avila@aqmlaboratorios.com

Toledo
Teléfono: 925 67 30 50
toledo@aqmlaboratorios.com

 

Madrid
Teléfono: 91 129 86 80
madrid@aqmlaboratorios.com

Cuenca
Teléfono: 969 135 364
castillalamancha@aqmlaboratorios.com

Málaga
Teléfono: 952 88 33 36
malaga@aqmlaboratorios.com

mautic is open source marketing automation